Cómo respondemos ante el COVID-19 | Ver más aquí

Primero identifica todas tus fuentes de ingreso, luego programa tus gastos fijos como servicios básicos, préstamos, etc, esto te permite visualizar las diferencias entre tus ingresos y gastos, de esa forma ordenas mejor tus finanzas.

Con esta diferencia o remanente puedes incluir como tercer paso los gastos irregulares o variables. Y como cuarto paso aségurate de destinar una cantidad (aunque sea pequeña) para tu ahorro, esto te permitirá al momento de tener alguna emergencia encontrarte preparada para ello.

Finalmente durante el mes, monitorea frecuentemente tu presupuesto y realiza ajustes según sea necesario, al final de cada mes haz una evaluación y reasigna prioridades.

Compartir: